La Química como ciencia

Atrás
Principal
Arriba
Siguiente

 

La Química es una ciencia

El método científico.

 

La Química es una ciencia. Esto significa que no va a consistir en una mera acumulación de datos observados sobre las características o sobre las transformaciones de la materia. En sus primeros tiempos lo que se llamaba Química no era, efectivamente, más que eso: desde los egipcios, pasando por las distintas civilizaciones antiguas y por los estudios de los alquimistas , se fueron conociendo multitud de fenómenos sobre el comportamiento de la materia. Sin embargo, no podía concedersele a la Química el calificativo de ciencia, ya que no existía una justificación teórica para estos fenómenos. Por otra parte, los griegos trataron sobre la naturaleza de la materia, pero de una manera más bien filosófica, alejada de los hehos experimentales.

La Química se hace ciencia cuando el hombre se dedica al estudio del fenómeno químico y es capaz de dar esa justificación teórica al hecho observado. Es decir, cuando se unen hecho experimental y teoría. Esto no ocurrira plenamente hasta el siglo XIX, cuando se conexionaron las propiedades y comportamientos de la materia con su estructura a nivel microscopico.

(Ver Desarrollo histórico de la Química)

El método científico.

Se define la Ciencia como el conocimiento organizado y sistematizado relativo a nuestro mundo físico. Este conocimiento ha sido adquirido en el tiempo como resultado de los esfuerzos de muchísimos hombres y mujeres que han hecho uso de dos procedimientos fundamentales, la observación y el razonamiento.

En sus comienzos, este proceso consiste en la simple observación de los fenómenos, tal como ocurren en la Naturaleza, y en describirlos lo más exactamente posible. Después, al multiplicarse las observaciones, se encuentran en grupos de ellas ciertas regularidades que pueden formularse como leyes. Cada ley científica o ley natural se refiere a un gran número de hechos resumidos de modo abreviado y que puede generalizarse a otros fenómenos análogos. En general, las leyes pueden expresarse en forma matemática. Las leyes no constituyen una explicación de la Naturaleza sino, tan sólo, una descripción.

El empleo de la palabra «ley» no significa que los fenómenos naturales deban obedecer a las leyes científicas de manera análoga a como el hombre debe cumplir las leyes civiles. Una manzana no cae porque deba obedecer a la ley de la gravitación sino que esta ley ha sido establecida a partir de las observaciones referentes a la caída de los cuerpos, y es extremadamente probable que deba continuar aplicándose; en realidad, la ley de la gravitación, como las otras leyes naturales, existe únicamente en el pensamiento de los hombres.

Un segundo avance en el conocimiento; científico es buscar la razón de cada ley, para lo cual se formulan explicaciones más o menos sugestivas, conocidas como hipótesis, sobre las que pueden basarse las leyes. Las hipótesis permiten deducir predicciones que se comparan con los hechos observados; si hay concordancia, la hipótesis se acepta y constituye una teoría, de significado siempre más amplio que el de la hipótesis.

No obstante, nuestro conocimiento no se limita a la mera observación ocasional sino que, más importante, hipótesis y teorías permiten planear nuevos experimentos con objeto de obtener datos deseados en forma rápida y precisa, con lo cual se eliminan falsos conceptos, se perfeccionan teorías incompletas y se descubren nuevos principios.

Este «modus operandi» de la Ciencia constituye el método científico, el cual comprende cinco etapas:

1)       acumulación de hechos.

2)       Generalización de los hechos en leyes.

3)       Formulación de hipótesis y teorías para explicar los hechos y las leyes.

4)       Comparación de las deducciones que se derivan de las hipótesis y teorías con los resultados experimentales.

5)       Predicción de nuevos hechos.

En realidad, es este último aspecto el que constituye la verdadera función de la especulación teórica al dar lugar, fundamentalmente, al avance continuo en nuestro conocimiento del mundo físico y al control del mismo para nuestro beneficio.