El objetivo del juego es ganar canicas a los demás jugadores, golpeando unas con otras. Los jugadores / as se colocan a una distancia determinada previamente del agujero o “guá”.

El turno lo establece la habilidad de los jugadores / as ya que comienzan a tirar según se hayan aproximado más al guá.

El primer jugador que tira es el que quedó más alejado del guá, siendo presa de los que van detrás.

Cada jugador que consigue golpear a un contrario, lo elimina si consigue introducirse en el guá.

Para ganar hay que eliminar a todos los contrarios, habiendo cobrado de ellos, la apuesta predeterminada.

Si un jugador tocado tira a guá y entra, puede retar a los que van detrás. El que acepta el reto esta obligado a tirar a guá, si mete la canica elimina al retador y si no lo hace, queda a expensas de él en situación comprometida.

Este juego se jugaba principalmente por los niños, aunque había niñas que también jugaban