Los jugadores / as dibujan un  triángulo en el suelo, si juegan en tierra, con un palo, si juegan en asfalto, con una tiza.

Colocan en los vértices del triángulo, sus apuestas (canicas) y establecen un turno de tiro.

El juego consiste en sacar del círculo cuántas más canicas mejor, cada vez que se saca una canica se la queda si consigue golpear antes al contrario, si no, tiene que devolver la canica.