El jugador que hace de “madre” esconde la piedra en una mano sin ser visto.

Los demás jugadores/as golpean en una de las dos manos.

Si se descubre piedra, se salva, si no, se la queda.

También puede usarse para hacer dos equipos.