Los jugadores/as eligen previamente si prefieren cara o cruz.

 

El jugador/a que tiene la moneda la lanza al aire y la atrapa con las manos sin que se vea la moneda, al descubrirla, si la imagen de la moneda que aparece es la de la cara, gana el que eligió cara, si aparece cruz, gana el otro/a.