LESIONES DEPORTIVAS

III.- LESIONES ÓSEAS

Se suele pensar que el mecanismo de producción de las lesiones óseas es el de una fractura, por mecanismo directo. Ésto no es así, pues también existen multitud de lesiones debidas a una sobrecarga.
La capacidad de remodelación del hueso es muy grande debido a la gran vascularización existente, la cual le da una gran viveza.
Cuando un hueso se fractura, cualquier método de unión es con hueso. Sin embargo, cuando se rompe algún órgano, su metodo de unión es a través de una cicatriz.
Cuando no se forma el callo óseo y se forma cicatriz se denomina pseudoartrosis, que será una patología difícil de tratar.
Los huesos que soportan mayor cantidad de peso, poseeen más calcio y es más difícil que se fracturen. Por lo tanto, los deportistas tendrán los huesos más duros que los no deportistas.
Si algún hueso deja de ejercitarse empieza a soltar calcio y, por lo tanto, su fractura será relativamente más fácil. Además, si el hueso recibe un traumatismo que va encontra de la dirección de sus trabéculas, se fracturará con mayor facilidad que si el traumatismo es en la misma dirección de las mismas.

El hueso está recubierto por el periostio que, en adultos ayuda a que se forme el callo óseo. También podrá degenerar el periostio en periostitis.
La decalcificación u osteoporosis se produce después de una inmovilización duradera y, que se debe tratar con cargas y presión, aunque a veces pueda resultar doloroso su tratamiento.

PATOLOGÍAS MÁS COMUNES RELACIONADAS CON EL DEPORTE

1. PERIOSTITIS
2. FRACTURAS DE ESTRÉS O SOBRECARGA
3. ARRANCAMIENTOS ÓSEOS
4. FRACTURAS POR AGENTE TRAUMÁTICO DIRECTO

Además, existen las llamadas necrosis óseas pero, no están relacionadas con el deporte.

1. PERIOSTITIS

Se produce una inflamación del periostio que cubre la diáfisis del hueso, por dos motivos :

A) TRAUMATISMO DIRECTO
Se producen por el clásico golpe como, por ejemplo, en la espinilla.
Suelen ser de muy buen pronóstico y su diagnóstico es muy sencillo.

TRATAMIENTO :
* Aplicación de frío, según criterios generales.
* Reposo deportivo.
* La evolución suele ser muy buena. A veces, se pueden formar hematomas.
* En el caso de la tibia, es muy importante la protección con espinilleras.

B) SOBRECARGA
Este tipo de lesión nos dará más problemas.
Se produce una inflamación en el periostio y que está muy relacionada con la tibia.
Es producida de causa desconocida y se cree que el aumento de las vibraciones con el paso de la carrera o con el salto es la causante de la periostitis.
Es muy típica del chico joven que inicia atletismo o producida por un cambio de deporte, de calzado, de terreno, etc.
Se piensa que es el principio de una fractura de estrés.

DIAGNÓSTICO :
* En la tibia es muy sencillo reconocerla en las porciones anterointernas o anteroexternas de la cresta tibial.
* En la radiografía no se observa y, se puede llegar a confundir con una tendinitis de inserción.

TRATAMIENTO :
* Uso de antiinflamatorios por vía oral o local.
* Reposo deportivo más o menos largo.
* Averiguar la causa que lo ha producido( que normalmente es el mismo deporte).
* Si existe deformidad en los pies, tratar de corregirla.
* La compresión directa por medio de espadradapos en la zona dolorosa (ortesis), parece que va muy bien.


2. FRACTURAS DE ESTRÉS O SOBRECARGA

Se producen por microtraumatismos de repetición. Está relacionada siempre con la actividad física y con un gesto repetitivo y contínuo.

Como todas las lesiones por sobrecarga, son microroturas de laminillas óseas que no dan tiempo a cicatrizar espontáneamente y que, la suma de dichas microfracturas de laminillas oseas, se van agravando hasta que se forma una verdadera fractura ósea.
Sobre todo, se producen por repetición y por una defensa inadecuada del hueso correspondiente.
Se descubrió en los soldados la fractura en el segundo metatarsiano debido a las largas marchas que hacían. Inconscientemente, el pie se tendía a aplanar por el exceso de peso del cuerpo, de tal forma que, la bóveda plantar se empezaba a hundir y se andaba más con el segundo metatarsiano. Esto produjo las microroturas y luego, las fracturas, produciéndose el dolor que impedia las marchas.

SINTOMATOLOGÍA :
* Exclusivamente dolor.
* No existen ni desplazamiento ni deformidad.

DIAGNÓSTICO :
* Casi siempre es muy tardío debido a su dificultad.
* En la radiografía no se aprecia esta fractura de estrés hasta que ya ha evolucionado mucho. Además, se ve cuando ya se está formando el callo del hueso y no la propia fractura (alrededor de los tres meses).

* El único método objetivo, además de la radiografía, es el estudio con isótopos radioactivos (Gammagrafía ósea). En este método, se introduce en una vena un isótopo radioactivo (Tendecio 99, para el hueso), que se mete en una cámara y se realiza una foto, observándose una hipercaptación sin que exista problema de radiación.
* No existen signos inflamatorios.

TRATAMIENTO :
* Reposo deportivo.
* En algunos casos es necesaria la inmovilización.
* Se debe tener mucha paciencia, pues la lesión puede llegar a durar hasta 4 ó 5 meses.

* En raras ocasiones dichas fracturas se convierten en fracturas verdaderas, es decir, con desplazamiento de hueso.
* Cuando existe dolor a nivel óseo sin causa justificada, se puede sospechar una fractura de estrés, lo cual nos aconsejará realizar una Gammagrafía.


3. ARRANCAMIENTOS ÓSEOS

Se dan en niños y niñas en edad de crecimiento principalmente.
Se debe a una fuerte tracción, que rompe el hueso parcialmente en la inserción del tendón y no el músculo o el ligamento.
Se puede producir un arrancamiento parcelario del hueso en la inserción del tendón correspodiente.(P.Ej.: En el recto anterior se arranca la espìna ilíaca; en el bíceps femoral el isquion).
En el adulto, se puede producir también debido a una tracción fuerte.
En la pelvis es bastante frecuente, con la observación de un arrancamiento de las apófisis y con la aparición de dolor agudo pero, que no da sensación de gravedad.

DIAGNÓSTICO :
* Dolor muy agudo en el momento del accidente.
* En una radiografía se observa perfectamente el arrancamiento de las apófisis, por ejemplo.

TRATAMIENTO :
* Abstención. Reposo deportivo.
* No se hace necesaria la inmovilización.
* La duración puede llegar a ser de uno a tres meses, pudiendo llegar a quedar una ligera deformidad en el hueso.


4. FRACTURAS POR AGENTE TRAUMÁTICO DIRECTO

Son accidentes traumáticos agudos.
Se producen por traumatismos directos e indirectos (torsión, rotación, etc.).

No tiene nada que ver el que se fracture una diáfisis o una epífisis, o un hueso largo o uno corto; esto implica que el tiempo de duración de la lesión será variable y dependerá del hueso, edad y localización.

Si se realiza una operación, lo que se consigue es que los huesos no se muevan y no que se unan.

Los problemas dependerán de:
* La unión
* La localización:
- si es en la porción articular, no se producirá bien la articulación.
- si es en el cartílago de crecimiento, se puede cerrar esa zona de crecimiento y se puede deformar debido a que crecerá más de una parte que de otra.
* El tipo de hueso:
- en los huesos de niños y debido a la flexibilidad de éstos, si se produce una fractura, puede que no se rompa del todo el hueso.
- las fracturas en los tobillos son muy peligrosas y se operan casi el 100% de las veces. Sin embargo, las fracturas en la parte distal, son de muy mal pronóstico, pero no se operan casi.


Artículos sólo para consulta. Si desean copia de los mismos pueden solicitarlo vía e-mail.

CERRAR VENTANA